//
you're reading...
Exposiciones Individuales, Pintura

Juan Montoya

Del 2 al 17 de febrero de 2007

Breve Historia

Cuando apenas podía ponerme en pie, que podía decir unas palabras mal pronunciadas, con mis dos añitos recién cumplidos, el menor de seis hermanos, y la mayor de las hermanas, estudiante de magisterio que estudia en sus libros que los niños a esa edad dibujan rayas y puntos. Experimentación: Me da un rotulador y ella se sorprende cuando el crío dibuja un círculo grande con dos círculos más pequeños dentro a la misma altura y una serie de puntos debajo de uno de esos círculos. Pregunta ella ¿Y esos puntos? Pues las lágrimas, responde el niño como si no fuera ya obvia la expresión de tristeza de la cara que acababa de dibujar.

¡Mamá, mira lo que ha hecho Juan! Ah, que bien. Y esa fue mi primera crítica a mi primera obra de arte. Niño tranquilón, inteligente, travieso, de estar por casa, habilidoso en las manualidades, en el dibujo y en la pintura, facilidad para los estudios.

Luego llegó la adolescencia y llegó la etapa difícil, las depresiones y más tarde la locura, la medicación de esta locura y sedación, y posteriormente caer en el fatídico mundo de las drogas. Por entre medias empezar la carrera de Biología y pasarme a la de Bellas Artes, donde aprendí el oficio, las técnicas variadas de la pintura. Mientras tanto hacer exposiciones de pintura espaciadamente, en solitario, y luchar contra la droga. Salir de un mundo de decadencia y rehabilitarme. Escribir un libro. Página web: http://www.juanmontoyalopez.es

En cuanto a mi pintura, hubo un intento en un principio de conseguir un cierto realismo, que se quedó en realismo psicológico, opté por una deformación que me resultó más interesante de los personajes, punto de inflexión de un arte a otro que se puede observar en “El ladrón de jamones” para pasar a un arte más suelto, hasta cambiar de técnica, pasar de óleo a acrílico, y de acrílico a pintura plástica, más diluida y acuosa, creando esas caídas y chorretes, que son tan característicos de mi pintura, y que tanto me gustan. Actualmente estoy volviendo tímidamente a los orígenes, sin dejar la forma, usando los materiales, volviendo al óleo (“La piscina”).

Por lo general, casi siempre, trabajo sin boceto, pinto a partir de una idea obsesiva, un sueño, una vivencia o experiencia, o imagen mental recurrente. Me presento delante del tablero de DM, o lienzo, en blanco, y automáticamente, como un plótter trazo ligeramente con pintura oscura las bases de la obra, y en una obsesión impulsiva comienzo a abrir botes de pintura y a dar brochazos en una anarquía ordenada, que sólo yo sé cómo funciona. Suelo dar por terminados los cuadros en la primera sesión, aunque algunos llevan, segundas y terceras sesiones, dependiendo del resultado, me guste o no.

No utilizo paleta, al menos para mezclar colores, pues los mezclo directamente en el lienzo y trabajo rápidamente. Hay otra clase de cuadros, de los que sí hago bocetos. Son cuadros como “Epistaxis”, “Ten cuidado” o “A pillar”, pertenecientes a la serie de cocainómanos. Es una serie, hecha en digital, de la que sólo algunos he trasladado al lienzo. También está “Andador Espacial” perteneciente a la oca, diseñada por mí. Son bocetos que ganan mucho en pintura, pero el proceso para su realización es penoso, y no es tan divertido como el de aquellos cuadros que no necesitan boceto, que te permiten una mayor libertad, en todos los sentidos.

Txt_Juan Montoya López.

—————————————————————————————————————————————————————–

Short History

When I nearly couldn´t stand up, I just could speak some words pronounced badly, just two years old, youngest of six brothers and sisters, and the oldest sister, teacher student, she reads in her books that kids at that age Draw lines and points. Experimentation: She gives me a marker and she surprises when the kid draws a big circle with two little circles inside the big one, and some points below one of the small circles. She askes: Those points? The tears, answers the child as it was so obvious the expression of sadness of the face that he had just drawn.

Mam! Look what Juan has just done! Oh, so well. And that was my first criticism to my first art piece. Relaxed boy, intelligent, naughty, homily, capable with hand work, in drawing and painting, handy to study.

Later on it came the teen-age, and came the hard times, depressions, and later madness, medication against that madness and sedation, and next fall in horrible world of drugs. In the middle begin to study Biology, and change to Fine Arts where I learnt all the different techniques of art and painting. Mean while I made art exhibitions in my own, and fight against drug. Go out from a decadence world and rehabilitate myself. Wrote a book. Web page: http://www.juanmontoyalopez.es

About my art, in the beginning I tried to get some realism, And I got psychological realism, after that I wanted to deform the characters, that I though could be more interesting. You can see the change in “El ladrón de jamones” (“The thieve of hams”) to go to a lighter stile, changing technique, from oil colour to acrylic, and from acrylic to plastic paint, more liquid, creating those drops and fallings so characteristics of my art and I like so much. Actually I´m coming back to origins, without leaving the form, using materials, coming back to oil colour.

By general, nearly always, I work without sketch, I paint from an obsessive idea, a dream, an experience or a living, a recurrent mental image. I stand in front of the DM board, or canvas, in blanc, and automatically, as a plotter I draw with dark paint the base of the picture, and in an impulsive obsession I start to open cans of paint and paint in a thought chaos, that I´m the only one that knows how it works. Normally I finish pictures in the first session, though some pictures are finished in second or third, depending of the ending of the picture, if I like or not. I mix colours directly on canvas, and I work quickly.

There are another kind of pictures, I make sketch of. Pictures like “Epistaxis”, “Ten cuidado” or “A pillar”, from the art serial “cocainomanos”. It´s a serial made digital, and only a few a made on canvas. I painted “Andador Espacial” too that belongs to “la oca” a table game that I designed. Those are sketches that look very good on canvas, but it´s hard and not so fun to make them as those pictures that don´t need sketch, that allow you more freedom, in all senses.

Txt_Juan Montoya López

——————————————————————————————————————————————————————

“Nuestra obra es un grito de libertad” Christo y Jeanne-Claude

Juan Montoya López, es un artista de un lenguaje simbólico, emplea imágenes de carácter armoniosas, seductoras, dramáticas, vivas, armonizando en una afinidad del expresionismo figurativo abstracto. Montoya logra así inspiraciones e improvisaciones de una profunda transformación de estados mentales de gran riqueza espiritual, física y moral encerrándolas en sus pinturas como si se tratarán de cárceles.

Montoya abre una posibilidad al espectador de una visión más favorable de algunos aspectos sociales, dejándonos ver su capacidad creativa reflejada en las obras expresivas de individuos internados en los oscuros problemas de hoy en día, mostrándonos lo sensible del problema en personas vistos como infelices, así quedamos fascinados por la espontaneidad de los trabajos bien en pintura, dibujos o textos liberando poderes de deterioro.

Podemos ver una necesidad de expresión instintiva que sobrevive a la desintegración de la personalidad, creando un lenguaje propio irracional con las más profundas verdades conducidos por un fuerte individualismo, llevando más lejos sus consecuencias. Las obras fabulosamente inventivas y que con una mirada más detallada se descubren como de las más imprevistas e imaginativas que conocemos de Montoya.

La expresión y representación artística de sus pinturas, son todas emocionales que se dirigen a un propósito único, la satisfacción de una necesidad. Ellas representan emociones acumuladas , adormecidas dentro de una sociedad de cierto orden moral, además todo esto concluye con la edición de un libro titulado resoplidos sin aire y sin sonido donde encontramos el interés de un nuevo despertar en su Cartagena querida.

Esta exposición nos manifiesta el respeto y admiración a su actividad creadora confinada a individuos de la vida normal, realzando las cosas o problemas que la sociedad no presta atención a ciertas cosas. Por lo cuál, Montoya instiga a nuestro espíritu a buscar una explicación de ese proceder racional o irracional del individuo marginado por un fenómeno universal, la realidad social, cuyas visiones del mundo ejercen un papel esencial en su existencia y creación.

La pintura para este artista es una fuente de creación dentro de un proceso de actividades expresivas, con una sensibilidad de plasmar situaciones de formas simples, jugando con un discurso ameno lo que comprueba la experiencia de Montoya dentro del campo, de lo único, la individualidad. Esto revela un conjunto de obras donde cuestiona sus propios conceptos culturales y artísticos frente a un arte espontáneo que no fue modelado en la escuela de bellas artes, dándole una pureza y un vigor excepcionales.

Juan Montoya López en su taller nos destapa un universo profundamente individual y por eso mismo universal, lo cuál lo llevo a la búsqueda de un propio camino como artista, de la ausencia, la soltura, la espiritualidad, el alejamiento, autentico no tienen parámetros rígidos, ya que existe por si mismo, más allá de toda convicción, la creatividad de Montoya se impone más que nunca, ya que par a él la obra y la vida están ligadas.

“Donde hay más sensibilidad, allí es más fuerte el martirio” Leonardo Da Vinci

Txt_Miguel Ángel Achig Sánchez

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Exposiciones

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: